La información y la educación del paciente participante en un ensayo clínico es clave, tanto para asegurar su máximo confort durante su colaboración, como en relación con la adherencia al tratamiento.

Cuando hablamos de ensayos clínicos pediátricos, dichos materiales deben considerar formatos y contenidos inteligibles por este grupo de la población. Conceptos científicos completos o documentos excesivamente largos y con un formato poco amigable, no cumplirán su misión informativa.

¿Cómo se hace?

A través de un panel de pacientes o cuidadores llevaremos a cabo una revisión de los materiales educativos de un ensayo clínico mediante una metodología científica. Los aspectos que se revisaran serán:

  • Health literacy (nivel de comprensión de la información científica para personas no expertas)
  • Formato del material
  • Uso de gráficos, esquemas, dibujos, etc.
  • Etc